De Japón a Irlanda: cómo Brother llegó a Europa

De Japón a Irlanda: cómo Brother llegó a Europa

agosto 9, 2017
en Categoría: EMPRESAS
0 203 0
De Japón a Irlanda: cómo Brother llegó a Europa

De Japón a Irlanda: cómo Brother llegó a Europa

Como negocio global, Brother opera actualmente en 44 países del mundo. Aunque no siempre ha sido así. La empresa fue fundada en Japón en 1908, y se trasladó a Europa en 1958. Casi 60 años después, Brother ha adquirido un sólido perfil paneuropeo, con una plantilla de casi 2.000 empleados y presencia en 29 países.

Echando la vista atrás, la historia de Brother comienza en Japón, donde los hermanos Masayoshi y Jitsuichi Yasui crearon el negocio y disfrutaron de un exitoso inicio en la fabricación de sus máquinas de coser industriales de ‘marca registrada’ en Nagoya. Tras reconocer que su negocio no podía prosperar solo en el mercado japonés, Masayoshi y Jitsuichi tomaron la decisión de exportar sus máquinas de coser a Europa.

Su primer aterrizaje en Europa tuvo lugar en la capital irlandesa de Dublín, un territorio en el que Brother tuvo que superar muchos obstáculos para finalmente conseguir el éxito. Uno de los primeros desafíos a los que se tuvo que enfrentar la compañía fue el de obtener la Industrial Combine del British Imperial Preference. Para ello, Brother tuvo que demostrar que el 60% de los productos se fabricaban en Irlanda, con el objetivo de garantizar que no se infringían las normas relativas a las exportaciones de Japón a Europa.

Posteriormente, en enero de 1959, un equipo de expertos ingenieros se trasladaron a Dublín. Unos meses después, y tras la popularidad de los bienes domésticos en Europa, el consumo de máquinas de coser se disparó. Por ello, se tuvieron que trasladar 22 ingenieros más, y ampliar los centros de producción.

La barrera del idioma hizo de la transición un desafío entre los ingenieros japoneses y los nativos irlandeses, aunque rápidamente se acabaron estableciendo cuatro líneas de producción. En febrero de 1961, sólo ocho meses después de la llegada de los ingenieros, la producción alcanzó un total de 10.000 unidades al mes.

Este éxito supuso una base sólida para el desarrollo de la marca en Europa, estrechando lazos a través de la calidad de sus productos. Con la ambición de la I+D japonesa, Brother continúa liderando el camino con productos innovadores, y no solo en el mercado de las máquinas de coser sino posicionándose como líder en el sector de la impresión.

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies